Editorial de Fernando Piera para la Revista Cloud Computing: La computación en la nube y la movilidad

La computación en la nube y la movilidad
0 83
La computación en la nube y la movilidad

La tecnología de la movilidad no se refiere únicamente a la conexión vía equipo móvil sea un teléfono, una tableta, un PC portátil o cualquier otro tipo de equipo de comunicación no fijo. En realidad, cuando hablamos de las comunicaciones para posibilitar la realización de operaciones en la nube, en el cloud, tenemos que tener en cuenta tres temas, uno referente a los equipos que se van a utilizar en dichas conexiones de comunicaciones, el segundo se refiere al objetivo de dichas comunicaciones, es decir para que van a servir, para que se van a utilizar, y el tercer tema se refiere a la estructuración del trabajo en un entorno de movilidad, donde la mano de obra de una organización puede o debe trabajar desde el exterior de la sede de la organización.

El modelo laboral móvil que está surgiendo en el momento actual tiene todas las papeletas para resultar uno de los mayores usuarios de los servicios de cloud computing.  Esta sinergia entre modelo laboral sumado a la tecnología móvil, una vez integrados debidamente, nos facilita el establecimiento de un modelo de negocio novedoso que facilita un ROI muy interesante.

Los proveedores de servicios de comunicaciones móviles en la nube están evolucionando muy rápidamente en los servicios proporcionados a los usuarios, aumentando las velocidades de transferencia, modificando la tarificación de los servicios prestados yendo hacia una tarificación plana mas adecuada a los servicios prestados a través de la nube, e incluso facilitando equipos móviles para animar el mercando y evitar a las organizaciones usuarias la realización de inversiones importantes.

Resulta curioso, pero existe una fuerte presión para que las organizaciones soporten que los trabajadores utilicen sus propios equipos móviles en y para el trabajo.  El reembolso de los gastos provocados por las comunicaciones correspondientes a las tareas laborales realizadas a través de los mismos facilita el que el empleado no tenga que llevar consigo más que un solo dispositivo móvil y no como ocurre normalmente en que se portan varios terminales móviles, entre ellos el de uso privado.  La justificación de los gastos incurridos a causa del trabajo facilita el control de los gastos de las comunicaciones móviles en las organizaciones y evita los conocidos abusos que al final resultan difíciles de controlar. En realidad, ya las organizaciones están comenzando a facilitar equipos móviles a sus empleados, pero para uso a su cargo salvo el reembolso de los gastos causados por el trabajo.

En cualquier caso, en el momento actual se comienza a observar que muchas organizaciones están aceptando que los empleados utilicen sus propios equipos móviles para el trabajo de la organización.

Las organizaciones se encuentran con el problema de no controlar, en este caso, los sistemas operativos utilizados por sus empleados, dejando las actualizaciones a la libre voluntad de los usuarios, con lo que los usuarios tienen dificultad para obtener el servicio de apoyo a las aplicaciones que pueden requerir en un momento determinado.  Los servicios internos de TI de la organización comienzan a tener un problema del que preocuparse, y esto representa un importante desafío.

Los servicios internos de TI deben examinar el ciclo de vida del software de las aplicaciones a ser utilizadas en la nube móvil, incluyendo el desarrollo, la distribución, la seguridad, el soporte y la mejora. Estos temas deben ser examinados y planificados antes de comenzar el proceso de desarrollo de aplicaciones móviles, ya que afectan directamente a su evolución.

Las inversiones corporativas en la movilidad de las operaciones de la organización están en crecimiento progresivo sin límite aparente, según los últimos datos publicados.  El problema se plantea para determinar los costes analíticos de las comunicaciones móviles al encontrarse, con demasiada frecuencia, camuflados estos costes en los presupuestos de los distintos departamentos de la organización, no siendo frecuente a discriminación de los costes de las comunicaciones móviles en las organizaciones.

Junto con el crecimiento de la movilidad de los recursos laborales y combinado con la fragmentación del mercado, la curva de costes todavía no ha alcanzado su inclinación máxima, ya que la mayoría de las empresas e instituciones públicas carecen totalmente de preparación para gestionar este impacto.

La organización, realmente, necesita su propio servicio de comunicaciones móviles que posibilita la interconexión de diversas redes y que facilita a cada trabajador móvil, el empleado que debe trabajar fuera de su sede laboral normal, la disposición de una unidad móvil no soportada directamente sino que pueda ser gestionada y apoyada por el propio usuario.

Un servicio comprensivo de movilidad para la organización implica la posibilidad de que se modifiquen las condiciones económicas al poder, la organización, independizarse de los operadores de comunicaciones, limitando los altos costes de conectividad, disminuyendo los costes de soporte a los usuarios y reduciendo la carga de la gestión de la movilidad.

Las cuestiones clave a tener en cuenta cuando se trata de poner en marcha una estrategia para un sistema de movilidad en la nube, giran alrededor de los dispositivos móviles de hoy en día y como serán mañana, que se desea obtener desde la perspectiva de la movilidad, cual es el nivel de seguridad que requiere la organización, cuales son las aplicaciones que se requieren en el momento presente para hacer efectiva esta movilidad laboral y como se prevé que evolucionara en el futuro, y finalmente si la gestión se realizará internamente o se externalizará, es decir si se llevará a la nube.

El desarrollo de aplicaciones para su uso en situaciones de movilidad en la nube debe de seguir unas reglas fundamentales como escribir el software de la aplicación una sola vez, desplegarla tantas veces como resulte necesario y realizarlo en un modelo de nube.  El software de la aplicación para la nube móvil se debe escribir una sola vez pero estando soportada por múltiples plataformas para se utilizada en cualquier momento y en cualquier lugar. No tiene sentido reescribir una aplicación para cada plataforma en que se vaya a soportar.

Por otra parte, se observa una presión para la disponibilidad en la nube de aplicaciones para uso en dispositivos móviles. Muchas empresas del sector están desarrollan aplicaciones para la nube móvil y las están poniendo a disposición de la clientela a ver si las utilizan y logran un éxito comercial que justifique la inversión en su desarrollo.

En un momento en el que los presupuestos de TI y de comunicaciones se encuentran congelados o incluso en declive, las organizaciones se inclinan, como solución, a encaminarse hacia la movilidad de sus empleados. Ya aparecen los empleados con teléfonos inteligentes con un crecimiento exponencial en los últimos meses.

La nube móvil representa una posibilidad de operación muy dinámica que favorece el aumento de la productividad en la organización sin un incremento de costes significativo, más bien al contrario.

También podría gustarte

Deja tu comentario sobre esta noticia