¿Está limpia tu Nube?

¿Está limpia tu Nube?
0 53
¿Está limpia tu Nube?

Marcas globales como Amazon, Apple, Facebook, Google, Microsoft y Yahoo – entre otras empresas de tecnologías de información (IT, en inglés) están transformando rápidamente nuestra forma de trabajar y de comunicarnos, de ver películas o la televisión, de escuchar música, y de compartir fotos a través de “la nube”. El crecimiento y la escala de inversión en la nube es verdaderamente sorprendente, con estimaciones que hablan de inversiones de hasta medio trillón de dólares para el año que viene y que multiplicarán por 50 la cantidad de información digital hacia 2020; todo ello para alimentar y satisfacer nuestro deseo de acceder de forma ubicua a una infinidad de información desde nuestros ordenadores, teléfonos, y otros dispositivos móviles, de forma instantánea.

El motor que conduce la nube es el centro de gestión de datos. Los centros de datos son las fábricas de la era de la información del siglo 21, constituidas por miles de ordenadores que almacenan y gestionan nuestra, rápidamente creciente, recopilación de datos para su consumo de forma inmediata. Estos centros de datos, muchos de los cuáles pueden verse desde el espacio, consumen una cantidad tremenda de electricidad; algunos consumen el equivalente de casi 180,000 hogares. Desafortunadamente, a pesar de la tremenda innovación que suponen, y del potencial de energías limpias que poseen, la mayoría de las compañías IT se están expandiendo rápidamente sin considerar en qué medida su elección energética puede afectar al conjunto de la sociedad.

Dado el intenso consumo energético ligado al mantenimiento de la nube, es el factor clave a la hora de decidir dónde construir estos centros de datos es qué tan fácil es el acceso a cantidades significativas de electricidad. Debido a que la electricidad juega un papel crítico en la estructura de costos de las compañías que utilizan la nube, se han hecho grandes progresos en cuanto a eficiencia energética en el diseño de las instalaciones y de los miles de ordenadores que operan en ellas. Sin embargo, a pesar de las significativas mejoras en eficiencia, el crecimiento exponencial de la nube anula los logros en materia de ahorro energético. Las compañías deben tener en cuenta, no sólo la eficiencia de su consumo eléctrico, sino también qué fuentes de electricidad elegir.

El informe de este año proporciona un enfoque actualizado y ampliado de las elecciones energéticas que han hecho algunas de las compañías IT más grandes y con un mayor crecimiento en la carrera por construir la nube y que está dando paso a la nueva era de la tecnología. Estas elecciones en materia de energía son completamente desconocidas para los consumidores, a pesar de depender más y más de nuestro mundo online (conectado); sin embargo, en aquellos lugares donde la nube está físicamente presente, estas inversiones están teniendo una impacto real y creciente en el mundo offline (desconectado).

En vez de trasladar el carácter innovador, propio del sector de las tecnologías de la información, a su proceso de elección y elegir fuentes limpias de electricidad, muchas compañías IT están optando simplemente por asociar sus modernas fábricas de información a algunas de las fuentes de electricidad más sucias, y por tanto a algunos de los proveedores de energía más sucios del planeta. Estas empresas/servicios públicos, a diferencia de las compañías IT, no se caracterizan por su innovación.

Debido a la tendencia dentro de la industria IT a agruparse en los mismos lugares geográficos, estas inversiones están creando una nueva demanda significativa tanto de carbón como de energía nuclear en muchas regiones del mundo – y en economías con un alto ritmo de crecimiento, como India, están creando demanda de diesel/gasóleo para alimentar grandes generadores in situ. Si las compañías IT continúan utilizando fuentes de energía sucias para hacer funcionar la nube, la nube en sí misma tendrá un impacto negativo muy significativo sobre nuestro medio ambiente y nuestras comunidades.

Sin embargo, sí empezamos a ver una creciente toma de conciencia y compromiso por parte de algunas compañías IT líderes, que comienzan a adaptar su rápido crecimiento al acceso a fuentes de electricidad renovables y en función de sus plataformas online. En cuanto a estas compañías, vemos que dichos compromisos dan forma, de manera significativa, a sus decisiones acerca de dónde construir sus centros de datos. Compañías como Google también están haciendo inversiones importantes en energías limpias y comprometiéndose a contratos a largo plazo para la utilización de energías renovables en alguna de sus instalaciones ya existentes.

Incluso más revelador, muchas compañías IT están reconociendo que su influencia y poder de mercado les da la oportunidad y la responsabilidad de demandar inversiones en energías limpias, a la par que las condiciones políticas que conduzcan a las empresas de suministro eléctrico y a los dirigentes del gobierno a llevar a cabo mejores elecciones en materia energética. Las compañías IT pueden conducir el suministro de electricidad de la red nacional eléctrica que todos utilizamos hacia una expansión imparable de las energías renovables, a la vez que se eliminan paulatinamente las fuentes más sucias y peligrosas.

Con el informe actualizado de este año, hemos ampliado nuestro análisis para examinar un total de catorce compañías IT globales que están liderando la transición del sector hacia la nube, y también observando en detalle los lugares clave en el mundo donde se está concentrando la construcción de centros de datos. Exploramos los retos y oportunidades con el objeto de que las compañías IT jueguen un papel constructivo en la expansión de energías limpias y renovables.

Conclusiones clave en el informe de este año:

I. Tres de las compañías más grandes del sector, y que están actualmente desarrollando sus modelos de negocio alrededor de la nube; Amazon, Apple, y Microsoft; se están expandiendo rápidamente sin apenas tener en cuenta sus fuentes de electricidad, y dependiendo considerablemente de energías sucias para el funcionamiento de sus nubes.

II. Yahoo y Google continúan liderando el sector dando prioridad al acceso de energías renovables en la expansión de su nube, y ambos parecer estar más activos en el apoyo a políticas que faciliten una mayor inversión en energías renovables.

III. Facebook, uno de los destinos online más populares, con más de 800 millones de usuarios en todo el mundo, se acaba de comprometer a utilizar energías renovables en su plataforma. Facebook dio el primer gran paso en esa dirección con la construcción de su último centro de datos en Suecia, que puede funcionar
totalmente con energías renovables.

IV. La creciente concentración de centros de datos en lugares determinados está teniendo un impacto significativo en el tipo de demanda de energía, y en el modo en el que se gestiona la red nacional eléctrica; si se permite el crecimiento de semejante concentración, será cada vez más difícil abandonar las fuentes sucias de electricidad, tanto en términos de inversión como a nivel local en las comunidades afectadas.

V. Akamai, responsable de acarrear una enorme cantidad de tráfico en Internet, es la primera compañía IT que empieza a informar sobre su intensidad de carbono bajo el nuevo estándar: Eficiencia en el Uso del Carbono (EUC). Es notable la ausencia de informes relacionados con la EUC por parte de otras compañías.

VI. Ha habido crecientes intentos, por parte de algunas compañías, de mostrar la nube como algo inherentemente “verde”, a pesar de la continua falta de transparencia y de la utilización de una métrica muy pobre para medir su rendimiento o su impacto medioambiental real.

VII. Hay indicios positivos de colaboración e intercambio en código abierto entre los líderes del sector de las mejores prácticas, tanto en el diseño de hardware como de software, para ayudar a acelerar la mejora y el despliegue del diseño IT de eficiencia energética.

VIII. Ha habido crecientes indicios de que cada vez más las compañías IT están adoptando un enfoque proactivo para asegurar que su demanda energética pueda conciliarse con fuentes de electricidad renovables disponibles, y jugar un papel cada vez mayor dando forma a nuestro futuro energético.

Cuadro de las Compañías

  1. El Índice de Energía Limpia y la Intensidad de Carbón se calculan en base a estimaciones de demanda eléctrica en instalaciones evaluadas. [http://www.greenpeace.org/cloudcomputingfacilities]
  2. La red global del servidor de Akamai está altamente distribuida y no es posible evaluarla individualmente como hemos hecho en otras compañías. Sin embargo, Akamai es la única compañía que está informando de la Eficiencia en el Uso del Carbono (EUC) en su flota entera y a nivel regional, tal y como se señala en la tabla de la instalación del centro de datos.
  3. A AWS se le proporcionó las estimaciones de demanda eléctrica de la instalación para hacer revisión. AWS respondió que no eran correctas, pero no proporcionó estimaciones alternativas. Usando cálculos prudentes, Greenpeace ha utilizado la mejor información disponible para obtener demanda energética, y ha decidido publicar e invitar a AWS a ser transparente y proporcionar datos más precisos sobre la demanda eléctrica de su instalación.
  4. A Apple se le proporcionó las estimaciones de demanda eléctrica de la instalación para hacer revisión. Apple respondió que no eran correctas, pero no proporcionó estimaciones alternativas. Usando cálculos prudentes, Greenpeace ha utilizado la mejor información disponible para obtener demanda energética, y ha decidido publicar e invitar a Apple a ser transparente y proporcionar datos más precisos sobre la demanda eléctrica de su instalación.

Fuente: Greenpeace México

También podría gustarte

Deja tu comentario sobre esta noticia