Primeros pasos con OpenStack

Tim Serewicz, formador/desarrollador curricular sénior de The Linux Foundation
0 464
Tim Serewicz, formador y desarrollador curricular sénior de The Linux Foundation
Tim Serewicz, formador y desarrollador curricular sénior de The Linux Foundation

Por Tim Serewicz, formador y desarrollador curricular sénior de The Linux Foundation.

¿Qué es OpenStack?

OpenStack es una federación de servicios a la que a menudo nos referimos como “la nube”. Se extiende a través de múltiples nodos que actúan como una infraestructura de TI utilizando equipos de hardware básico. Esta implementación de la computación en la nube ofrece una amplia base de desarrolladores y una gran implicación de las principales empresas de tecnología. Para ser más precisos, el acceso a una aplicación a través de la red no utiliza necesariamente la nube. Usamos la nube para virtualizar los componentes principales de un centro de datos. Mediante la implementación de OpenStack ganamos flexibilidad, menores costes y un departamento funcional de TI que puede mantenerse al día con la velocidad del negocio.

Obviamente, el cambio necesario para aprovechar la computación en la nube no es gratuito, y conlleva algunos desafíos. El retorno de la inversión es siempre parte de una estrategia reflexiva. Contra más dinámicas sean las demandas de TI, más probablemente podrá beneficiarse de la virtualización de sus centros de datos. La computación en la nube, con los rápidos despliegues, redistribuciones y modificaciones que permite, se convierte en una inversión rentable para organizaciones grandes y pequeñas durante el ciclo de vida entero del proyecto.

Infraestructura como servicio (IaaS)

Proporcionar los recursos del centro de datos como servicio permite flexibilidad y personalización. Las configuraciones tradicionales de los centros de datos se vuelven más complejas con el tiempo, cuando se actualizan los sistemas dedicados, cambian las configuraciones de red y los vendedores modifican su matriz de soporte. Para mantenerse al día con los cambios en curso, el personal sénior de TI debe dedicar mucho tiempo a entender la configuración actual y cómo cambiarla sin causar otros problemas. Esto toma tiempo y esfuerzo que estaría mejor invertido en buenas prácticas y decisiones arquitectónicas. Usar OpenStack les permite cablear una vez, pero implementar muchas. La configuración de almacenamiento, redes y otros recursos se gestionan y se ven desde una sola perspectiva, lo que permite emplear menos tiempo en comprender la estructura física del entorno.

El despliegue de motores de computación (Nova), redes definidas por software (Neutron), almacenamiento distribuido (Ceph) y otros servicios de OpenStack permite a la infraestructura conectarse físicamente una vez y, posteriormente, configurarse y reconfigurarse en la capa de software. No más horas dedicadas tirando baldosas tratando de averiguar cómo se ha configurado la red en años anteriores, habiendo esta posiblemente cambiado sin previo aviso ni la correspondiente documentación. Con la llegada de nuevos equipos, estos se pueden añadir dinámicamente al entorno, estando disponibles rápida y fácilmente, mientras el hardware existente se puede reemplazar con una mínima interacción también debido a las capas de virtualización.

Virtualización

La virtualización, la separación de pilas de capas con un software fácil de configurar, es parte integral de uso de la nube. La virtualización permite múltiples instancias de un sistema operativo en un componente hardware. Se aplica el mismo concepto para el acceso a la red y el almacenamiento. Se hace referencia a cada componente principal de un equipo a través de un complejo entramado de configuraciones y API, proporcionando la flexibilidad de cambiar capas individuales sin tener que reconfigurar todo el entorno, cambiar físicamente el hardware ni mover cables.

La virtualización tampoco es gratis. Debe desarrollarse software y hardware capaces de comprender y trabajar con la virtualización. La estratificación afecta al rendimiento, lo que requiere más recursos para proporcionar el mismo nivel de servicio al usuario final. En lugar de equipos especializados, podemos implementar hardware comercial más básico y aprovechar la escala horizontal para una implementación rentable.

Los recursos de TI a la velocidad del negocio

La velocidad del negocio no está desacelerando, y las demandas de los departamentos de TI son, al mismo tiempo, variadas y particulares. Los entornos tradicionales tienen un extenso procedimiento de despliegue que incluye la adquisición de sistemas particulares, su integración en el entorno físico, configuración, mantenimiento y cuidado continuo. Tratar de combinar las cargas de trabajo puede ser difícil, lo que causa sistemas con bajos índices de uso. El acceso a la infraestructura virtualizada dinámica permite una fácil implementación y personalización, y elimina la necesidad de que un proveedor en particular mantenga o haga crecer el entorno. La eliminación de los bloqueos de proveedores a menudo conlleva un valor añadido, conduciendo a un mejor servicio y menores costes.

Escalar para satisfacer la demanda

Las necesidades tecnológicas cambian con el tiempo y, a menudo, requieren más recursos de lo previsto durante la fase de contratación; normalmente, meses o años antes de que comience el proyecto. El uso de servicios distribuidos y múltiples programadores independientes de software en la nube permiten la adición de recursos de forma dinámica. Una pequeña start-up con veinte nodos puede, literalmente, crecer tan rápido como adquiere su equipo si comienza con un despliegue en la nube. Tradicionalmente, los requisitos tecnológicos de un proyecto podrían impedir su consecución. El uso de nubes públicas puede hacer que los recursos estén disponibles con un coste mucho menor que afrontar. Si la nueva empresa no resulta, se pueden liberar los recursos sin mayor coste, mantenimiento o almacenamiento necesarios. Empresas de todos los tamaños también compiten por mano de obra cualificada. Las implementaciones de la nube eliminan gran parte de la complejidad de las operaciones en curso y requieren el mismo conjunto de habilidades tanto para unos pocos nodos como para miles de ellos. Muchos vendedores que desarrollan para la nube se han nutrido de un gran número de trabajadores cualificados, ayudando a las empresas a elegir entre lo mejor de muchos.

Nubes público-privadas

La planificación de la capacidad y la recuperación ante desastres pueden mantener a los gestores despiertos de madrugada. Se deben configurar los despliegues tradicionales para el máximo uso esperado, que puede ocurrir sólo algunos días del mes o ciertas semanas del año. Una tubería de agua rota podría producir pérdidas en los sistemas de producción, paralizando las actividades empresariales. Para tener en cuenta incluso lo desconocido, se puede configurar una nube privada para que utilice los recursos de una nube pública cuando sea necesario. Si el cliente tiene picos de demanda, los nuevos recursos se pueden agregar en un instante. Los picos de uso esperados, como la fiebre financiera de final del trimestre o las vacaciones, se pueden preparar de antemano asignando los recursos sólo cuando sea realmente necesario. En caso que se produzcan caídas en el negocio, las aplicaciones se pueden llevar a todo el mundo mediante el uso de recursos de nube pública.

Puede que OpenStack no responda a todas las necesidades de un departamento de TI dinámico, pero puede ofrecer la flexibilidad y escalabilidad necesarias y reducir al mínimo los requisitos del personal al coste de hardware básico.

Conclusión

OpenStack se ha convertido en una opción esencial para la instalación, configuración y administración del centro de datos. Su gran base de desarrolladores y usuarios y su amplio soporte de proveedores la ha convertido en un componente esencial de centros de datos grandes y pequeños.

También podría gustarte

Sin comentarios

Deja tu comentario sobre esta noticia