Por qué 2020 ha sido el año de los Bitcoins: he aquí los datos

La crisis económica mundial provocada por el coronavirus ha arrasado con todo. Con todo menos con bitcoins. Porque 2020 ha sido uno de los mejores años para estas criptomonedas, cuyo valor se ha disparado y ha alcanzado máximos históricos desde que se lanzara allá por 2008.

La evolución imparable de esta criptomoneda

A principios de 2020 el Bitcoin Era Acceso tenía un valor de 7.200 dólares. A finales de diciembre había superado los 23.000. En otras palabras, en apenas doce meses, estas criptomonedas habían registrado un incremento de su valor cercano al 150 %. Nada que ver con productos de inversión tradicionales, duramente golpeados por la crisis.

El de bitcoins, este año, ha sido un ascenso imparable con muy pocos altibajos y de pequeña entidad. Si a lo largo de su historia ha sufrido desplomes importantes, a los que luego ha seguido un ascenso meteórico, lo cierto es que en 2020 no ha sido así. Estas criptomonedas han experimentado una subida constante de su valor, con caídas de muy escasa envergadura.

Solo al inicio de la pandemia, a mediados de marzo, perdió casi un 40% de su valor. El resto de las caídas, salvo alguna excepción, no han pasado del 6%. Podrían parecer datos alarmantes, pero nada más lejos de la realidad, ya que las jornadas en las que bitcoins se ha revalorizado han sido muchas más.

De hecho, apenas una semana después de su mayor caída anual, dos subidas de un 15% le devolvían prácticamente todo lo perdido. El resto han sido de menor cuantía, pero tan constantes que el resultado final es ese valor histórico alcanzado por estas criptomonedas a finales de 2020.

Los motivos del aumento del valor de bitcoins

La evolución de bitcoin está, como cualquier moneda o producto financiero, ligada al escenario económico. Pero en el caso de estas criptomonedas, un panorama especialmente complicado le ha servido de trampolín.

En primer lugar, en periodos de crisis, los inversores buscan colocar su dinero en esos valores denominados “refugio”. Tradicionalmente han sido el mercado inmobiliario y, de manera especial, el oro. Sin embargo, ahora bitcoins parecen estar tomando posiciones. Ese aumento de la demanda, inevitablemente, tiene una consecuencia lógica: el aumento del valor de las criptomonedas.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta un hecho muy importante: el anuncio de PayPal de permitir operar con bitcoins en su pasarela de pago. En Estados Unidos es una realidad desde noviembre, y poco a poco se irá extendiendo a otros países. Este ha sido un espaldarazo definitivo que ha acabado con muchas reticencias en torno a las criptomonedas.

Y, en tercer lugar, se ha podido comprobar cómo se ha asentado una tendencia que ya se venía apuntando desde hacía un tiempo y que ha dado fuerza a bitcoins. Es la diversificación de usuarios y, de manera especial, la demanda creciente registrada por parte de grandes inversores y empresas de arraigo en el mercado global.

De esta manera, bitcoins se ha convertido en una alternativa a ese valor seguro que hasta ahora había sido el oro. No solo ha escalado posiciones en un año especialmente complicado para la economía global, sino que las previsiones más optimistas plantean que el año 2021 va a ser otro buen año para las criptomonedas.

Si a finales de 2020 bitcoins alcanzaba un valor cercano a los 25.000 dólares, muchas previsiones plantean que en 2021 ese valor podría llegar a los 50.000 dólares, lo que muestra la fuerza y el empuje de estas criptomonedas, que en poco más de diez años de vida han conseguido hacerse un hueco importante en el panorama monetario internacional y en las carteras de los inversores.

bitcoinBitcoin EraCriptomonedasinversores