Los fondos de capital riesgo aumentan un 15% sus inversiones en startups deep tech

Las startups deep tech son empresas que desarrollan soluciones disruptivas basadas en el uso de tecnologías profundas vinculadas a la ciencia o ingeniería avanzada para dar respuesta a problemas globales.

Este tipo de startups están atravesando un momento de gran interés por parte de los fondos de capital riesgo o ‘venture capital’ tal y como refleja el crecimiento de la inversión en la última década. A pesar de que tradicionalmente han resultado poco atractivas para los fondos debido al tiempo prolongado que precisan hasta ofrecer retornos, el panorama actual indica que estas startups son una de las alternativas de inversión más sólidas.

Según el fondo americano Draper Cygnus, en los últimos 10 años la inversión de capital riesgo en tecnologías profundas ha pasado del 10 al 25% y las valoraciones actuales de estas startups en todo el mundo suman ya 468 billones de dólares, unos 424 mil millones de euros.

El desarrollo de las soluciones basadas en tecnologías exponenciales como el Internet de las Cosas (IoT), edge computing o Big Data requiere años de investigación y validación, pudiendo llegar a afectar en la toma de decisión de un VC. Sin embargo, según datos de Draper Cygnus, estas startups ahora ya solo tardan una media de 5 años en convertirse en unicornios, con un capital de 115 millones de dólares.

Con estos datos, la consultora de referencia Gartner las sitúa en el centro de su radar de tecnologías emergentes de mayor impacto este año y, en el ámbito internacional, se habla de 2022 como el año del deep tech en Europa, frente a otros sectores que empiezan a estar saturados.

A nivel nacional, GoHub, Global Partner de Startup Valencia, destaca por ser uno de los fondos especializados en este tipo de compañías llamadas a modernizar el tejido económico y el modelo productivo. El fondo corporate venturing de Global Omnium analiza alrededor de 1.500 startups deep tech a lo largo del año y cuenta con 30 millones de euros para invertir en este tipo de proyectos.

El fondo invierte en soluciones B2B SaaS enfocadas a mejorar la automatización de procesos y cuenta actualmente con un portfolio de 21 startups invertidas y 4 que forman parte de su programa de aceleración.

Patricia Pastor, directora General de GoHub, detalla que el valor innovador que aportan las startups deep tech “es exponencial al ser capaces de resolver problemas complejos”.

Uno de sus grandes poderes -añade- es que posibilita la digitalización y la automatización de la industria. Y un 1% más de digitalización equivale a muchos millones de euros. En definitiva, consiguen una industria más eficiente, predictiva y con menos costes”, comenta.

Aplicaciones de las tecnologías deep tech

Dentro de su apuesta por estas tecnologías basadas en ingeniería avanzada, en GoHub destaca la catalana AllRead MLT que utiliza deep learning y visión artificial para el control de mercancías. Una solución que ya se utiliza en Puertos del Estado y que permite la omnipresencia de la trazabilidad en las instalaciones portuarias, al levantar las barreras financieras y tecnológicas a su adopción.

Aunoa, liderada por el valenciano Fernando Pérez, es otro de los proyectos que destaca en el portfolio del fondo de inversión de Global Omnium. La startup ha desarrollado un chatbot con Inteligencia Artificial para atender a clientes de una forma más ágil y rápida, 24 horas al día, 7 días a la semana, en las distintas plataformas de mensajería. La herramienta ya se ha desplegado en Emivasa, la compañía suministradora de agua en Valencia.

Otro buen ejemplo es Barbara IoT. La startup liderada por David Purón utiliza computación en el Edge para permitir el uso de datos en tiempo real de los sensores colocados en múltiples dispositivos de una instalación o infraestructura. Este sistema está siendo empleado por el Grupo Cuerva en sus centros de transformación eléctrica para optimizar procesos de operación y mantenimiento en la red de media y baja tensión.

Barbara IoTcapital riesgoinversiones