El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico

Las aplicaciones de la computación cuántica se centran en resolver problemas que no se podían solucionar hasta ahora con los ordenadores clásicos.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
10 3.325

El sueño de los físicos, la pesadilla de los ingenieros y una gran oportunidad para las empresas”. Así define Alfonso Rubio Manzanares, cofundador y CEO de Entanglement Partners, la computación cuántica. Rubio, que participó en la reciente Sesión Magistral sobre Computación Cuántica organizada por el Grupo de Trabajo de Innovación de AUSAPE, considera que nos encontramos ante “una tecnología verdaderamente disruptiva que va a cambiar el mundo”.

Según Rubio, hay cuatro grandes áreas definidas dentro de la computación cuántica: ciberseguridad y telecomunicaciones, sensores, simulación, y computación y algorítmica. Dentro de ellas, el área de sensores ya está bastante avanzada, mientras que la de ciberseguridad y telecomunicaciones está empezando a estarlo y la de computación y la algorítmica asociada se encuentra en desarrollo.

Por su parte, Guido Peterssen Nodarse, director de Operaciones de aQuantum, también presente en la citada Sesión Magistral de Computación Cuántica, asegura que “la computación cuántica ya está aquí y tendremos que ponernos a trabajar en ella desde ya, si no queremos perder la oportunidad”.

Las aplicaciones de la computación cuántica se centran en resolver problemas que no se podían solucionar hasta ahora con los ordenadores clásicos, con especial atención a los de optimización y clasificación, señala Rubio.

Para empezar a utilizar las tecnologías cuánticas, aconseja crear un equipo multidisciplinar, integrado por físicos, matemáticos, ingenieros… que elabore un roadmap de despliegue de tecnologías cuánticas. También es importante revisar aquellos problemas o retos que se creían irresolubles y confrontarlos con las tecnologías cuánticas. Rubio avanza que “dentro de dos o tres años empezará a haber algoritmos cuánticos enlatados para su uso”.

Asimismo, es de gran utilidad trabajar conjuntamente con universidades, centros de investigación y tecnológicos e inscribirse en asociaciones como Ametic, QWA o bqb para colaborar y cocrear.

Respecto al desarrollo de software cuántico en el mundo real, Peterssen sostiene que estamos acercándonos a un momento donde la implementación de tecnologías de computación cuántica supone riesgos asumibles y, por ello, la adopción de estas tecnologías no deja de crecer. Debemos tener en cuenta que el futuro está marcado por la empresa digital, donde va a ser crucial la ciberseguridad, un campo en el que la computación cuántica tendrá un papel fundamental.

Por otra parte, nos encontramos ante un paradigma novedoso que se basa en un elemento nuevo: el qubit. Esto obliga a conocer el funcionamiento de los ordenadores y los algoritmos cuánticos para desarrollar software cuántico, además de contar con “equipos polímatas” que dominen los fundamentos de la mecánica cuántica, las matemáticas y la programación.

Hay que asumir, además, que el software cuántico va a coexistir durante mucho tiempo con el software clásico; para que tenga sentido desde el punto de vista del negocio, la computación deberá ser híbrida: clásica-cuántica. En este modelo híbrido, desde un ordenador clásico se accede a los servicios de un computador cuántico, cuya respuesta utilizaremos en el negocio del día a día.

Sobre las consideraciones para adoptar el software cuántico, Peterssen apunta que debemos conocer bien qué tipo de software queremos desarrollar –software para el hardware cuántico, software cuántico o aplicaciones cuánticas-; las características del equipo de desarrollo; de qué tipo de hardware cuántico disponemos, y los lenguajes y kits para desarrollar software que utilizaremos.

Existen además algunos criterios prácticos para seleccionar las plataformas de desarrollo de algoritmos y aplicaciones cuánticas para el mundo real. Entre ellos, que soporten diferentes enfoques tecnológicos; sean realmente agnósticas respecto al hardware cuántico de los proveedores; soporten la computación híbrida cuántica/clásica para facilitar la integración con el mundo real, por ejemplo con SAP, y posean una arquitectura basada en una tecnología segura, extensible, de alto rendimiento y escalabilidad que garantice la inversión en desarrollos.

Noticias Relacionadas
10 Comentarios
  1. El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/orcrB2d2hy

  2. ProsiNet (@prosinet) dice

    El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/5M2hYKvWvc

  3. El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/XsrSzSbPjl

  4. Pablo Galindo (@pabglindo) dice

    El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico: https://t.co/ikhkk78iSS. #Cloud #CloudComputing

  5. El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/QvTaDvSNiE https://t.co/r4rDGmtteM

  6. El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/mHlemeCm6w https://t.co/881eFtZyCu

  7. El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/kAesJzTcGh… https://t.co/ZaWfbTrqgg

  8. Lyra IT (@Lyra_IT) dice

    El futuro de la computación será híbrido entre el software cuántico y el clásico https://t.co/wjFadRNU2k https://t.co/6pa9hpTq5H

Deja tu comentario sobre esta noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.